Salmo 27, 10

Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá.
Tomado de: Biblia Catholic.net

Es una meditación que la repito con insistencia en los ambientes de la Iglesia en que me desenvuelvo. Y aún me maravilla la grandeza de estas palabras... Hasta la fecha no conozco un amor más grande que el de un padre o una madre, especialmente el de una mamá. Es una idea que va más allá de mí entender, pues el amor más grande que hasta la fecha he logrado sentir, es aquel que se expresa a la pareja amada, aquel que comparten dos individuos que encuentran en ellos algo especial y único. Y este sentimiento queda tan por debajo cuando dos padres dicen que sus hijos son lo más importante sobre sus vidas y la de la pareja, que solo me queda pensar: ¿Si el amor a un hijo es lo más grande que hay, que tan increíble es el Amor de Dios que supera a las circunstancias en que se acaba el amor de estos?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
©2009 Marra Católico | by TNB